viernes, octubre 27, 2006

Homenaje a Elard Serruto y su trabajo literario

Reproduzco parte de un trabajo de Feliciano Padilla sobre Literatura Puneña

LOS NARRADORES DE FIN DE SIGLO

Se trata de una promoción importante, que hizo su aparición en Puno después del 95, aunque su ejercicio escriturario debió hacerse a comienzos de aquella década o, quizá antes. Conforman esta hornada Elard Serruto Dancuart, “Habitaciones”, Lima 1997; Adrián Cáceres Ortega, “Desde un rincón de tu alma”, Bolivia 1999; Bladimiro Centeno, “Aguardando la noche”, Arequipa 1995; Rafael Vallenas, cuyo primer libro se encuentra en prensa; Édward Huamán Frisancho, El beso de la muerte (2000, edición póstuma); Christian Reynoso, “Los testimonios del manto sagrado”, 2001 y “Látigo del Altiplano”, 2002.
Pues, es un grupo de jóvenes que incursiona en la narrativa veinte años después de los narradores que publicaron en los ochentas: Luis Gallegos, Jorge Flórez-Áybar, José Luis Ayala, Zelideth Chávez, Feliciano Padilla, Jovin Valdez, salvo Omar Aramayo que publicó en 1971.. Los Narradores de Fin de Siglo no hace alusión a una generación ni a un grupo literario, que generalmente se forma sobre la base de un propósito estético y de una similaridad de estilos que se sintetizan en un manifiesto. Son creadores de gusto y estilo diferentes y, no están ligados el uno al otro por ningún compromiso, ni proyecto literario. Por eso, en mi opinión, se trata sólo de una promoción de narradores.
Una lectura atenta de los libros publicados por esta promoción nos hace pensar que se trata de jóvenes estudiosos, que combinan talento con estudio sistémico. No son jóvenes que se lanzan a escribir textos sin ton ni son, como era costumbre en las décadas del cuarenta o cincuenta. Por el contrario, están equipados de un presupuesto teórico adecuado, sin el cual, sería muy difícil tener éxito en un ambiente peruano modernizado tan competitivo. Sus creaciones se expresan a través de un aparato formal bien estructurado y con uso de recursos técnicos, sin abdicar para nada a la marca indeleble de su riquísima cultura ancestral. La calidad de sus narraciones hace de que puedan leerse y competir en Lima, Bogotá o en cualquier parte del mundo. En esta promoción, también debe mencionarse, aunque todavía no han publicado un libro orgánico, a los narradores José Luis Velásquez, Gabriel Apaza, Luis Pacho, Luis Balcona, Víctor Villegas, Dárwin Bedoya, Felícitas Alemán Cruz, Carmen R. Chique Aguilar y Cástor Vera Carbajal .

ELARD SERRUTO DANCUART

Elard Serruto nació en Puno en 1962. Estudió educación primaria y secundaria en Puno.
Cursó estudios superiores en las Universidades de San Antonio Abad del Cusco y San Agustín de Arequipa. La Ciudad Blanca le dio la oportunidad de cumplir su ejercicio de aprendizaje en el difícil arte de la narrativa. Allá perteneció a los Talleres de Narrativa de la Escuela de Literatura de la Universidad Nacional de San Agustín, donde destacó por su calidad, su esmero en la configuración de la estructura y por la excelencia del lenguaje. Es todavía joven; sin embargo, ha dado muestras de manejarse con oficio en el –a decir de Alfredo Bryce Echenique- "endemoniado género del cuento". No cabe duda que con Elard Serruto, Adrián Cáceres y Bladimiro Centeno Herrera se garantiza la continuidad de la narración que, actualmente ha logrado un espacio importante en el consenso nacional.
Los cuentos de Serruto han sido publicados en diferentes revistas y diarios del Sur del Perú. Justamente, en 1997, publicó en LLuvia Editores, su primer libro titulado "Habitaciones", que es una recopilación de textos que habían sido publicados en el Suplemento Cultural del diario El Correo (Arequipa), entre los años de 1991 a 1995.
“Habitaciones” es un libro que contiene veintidós textos narrativos, clasificados a su vez, en cinco apartados semánticos: Ventanas 1, Ventanas 2, Cuadros, Pasadizos, Interiores. Se trata de textos breves bien estructurados, con un lenguaje limpio y definidamente literarios. Salvo algunos textos, la gran mayoría, estructuralmente, pertenece al género del cuento; los personajes son tipos bien caracterizados con pinceladas suaves, que sirven exitosamente a la trama de los relatos. No son grandes héroes ni personajes extraordinarios, ni constituyen prototipos que condensen las tensiones y las características de una etapa determinada. Siguiendo un paradigma postmodernista cumplen adecuadamente su rol actancial en la historia fabulada. El lenguaje exhibe imágenes bien logradas, impresionantes y; una melodía cadenciosa, sin cambios bruscos, que discurre como un río de llano o meseta.
El tercer apartado titulado "Cuadros", que contiene a su vez, cuatro textos, parecieran estar fuera de contexto porque se trata más bien de artículos de factura literaria respecto de Gamaliel Churata, Jorge Luis Borges, Ernest Hemingway y Marilyn Monroe.
Igualmente, en otros apartados se pueden registrar crónicas tipo reportajes en medio de cuentos bien logrados. Entonces, los lectores y la crítica se preguntarán ¿Qué hacen estos artículos literarios y crónicas en medio de un grupo de cuentos o relatos? La respuesta está en el mismo título de la obra "Habitaciones". Las habitaciones son parte de una casa o de un departamento donde moran seres humanos de diferente personalidad que conforman la familia. La casa tiene como parte de sí ventanas, pasadizos, interiores; esa es su estructura; pero, puede tener, además, muebles, ornamentos, cuadros, etc. que son elementos accesorios. Precisamente, el apartado "Cuadros" funciona a guisa de un elemento complementario o accesorio. Ésta es la explicación de la presencia de estas crónicas literarias acerca de personalidades tan conocidas por propios y extraños.Leamos lo que dice un notable narrador, hoy catedrático de literatura en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos: "La marginalidad, la soledad, el peregrinaje incesante hacia la nada, causados por el alcohol, la miseria, la imposibilidad de realizar los sueños, son los rasgos que perfilan a los personajes de estos relatos sin género (la mayoría entre la crónica y el cuento o el reportaje) que resultan atrapados en sus vidas como quien está atrapado en una habitación sin puertas ni ventanas. Sin embargo, la búsqueda del amor, la nostalgia, los recuerdos y el viejo instinto de sobrevivencia los lleva ante los cuadros, pasadizos y ventanas del mundo en que son representados. La prosa rica en imágenes sensoriales, la proteica, la melodía cabalgante, los materiales narrativos y el punto de vista adoptado que empatiza con los personajes, revelan una nueva sensibilidad en la configuración del universo urbano de las ciudades andinas sureñas sobre las cuales discurren estos breves relatos, y a quienes se toma como pretexto al igual que a sus personajes, pues Habitaciones es el legítimo intento del autor de articular el mundo, su mundo, desde las orillas de la vida, la cual se convierte en su centro, su palabra, su habitación parlante" RIVERA DÍAZ, Fernando, contratapa del libro Habitaciones, Lima 1997.

3 comentarios:

JORGE ALATA ENRIQUEZ dijo...

LES CUENTO QUE AYER ESTUVE EN CONTACTO CON ELARD, CREO QUE NO ESTABA MUY BIEN ENTERADO DEL ASUNTO, APROVECHE DE COMENTARLE Y DE QUE ENTRE AL BLOGG Y ASI LO HIZO. SE DIO CON LA GRATA SORPRESA.
RECIBAN UN SALUDO DE PARTE DE EL Y UNO ESPECIAL PARA TI GONOCIDES
SALUDOS
COCO

Raffo dijo...

Como no reconocer el trabajo literario de nuestro gran amigo "Falso"... a ver si lo invitan a que ingrese al grupo

irazema dijo...

Me gusto su blog. Que interesante lo de la generacion de escritores aunque debo reconocer que no los he leido, sólo a mi hermano Cástor :) empezaré a buscar...

Mi promoción (1999) también se llamó José Carlos Mariátegui.

Saludos!!!